LA CRUDA REALIDAD DE LOS MAYORES CON DETERIORO COGNITIVO EN LAS RESIDENCIAS

El pasado 30 de enero el País publicó el artículo “Mayores aparcados en la residencia”, https://elpais.com/ccaa/2020/01/29/madrid/1580313507_833124.html
Los datos proceden de los libros de visitas de 11 residencias a los que no se tiene acceso públicamente, pero las directivas han tenido la curiosa gentileza de facilitarlos a Acumafu, asociación de mayores de Fuenlabrada.
Nosotras y nosotros, familiares que velamos por la integridad física, mental y emocional de nuestros mayores, injustamente tratados en la mayoría de las residencias al igual que el
personal auxiliar de atención directa expuesto a la precariedad laboral, exponemos respecto a este artículo del País que:

Muestra un desconocimiento de la vida de los grandes dependientes con deterioro cognitivo, que hoy en día ocupan mucho más de la mitad de las plazas residenciales. Aporta una visión errónea al afirmar que tan sólo “el 16% fueron recogidos para cenar en casa en Nochebuena, el 11% cenó en casa en Nochevieja y el 4% para Reyes”. Este balance se realiza desde una óptica que no tiene en cuenta el trastorno que sufren estos residentes cuando se les cambian sus rutinas. Además no refleja otros momentos de rencuentro con los familiares más allá de las
fechas navideñas.
Por otro lado señala que “sólo el 1% recibió regalo de reyes”, como “joyas o perfumes”, sin tener en cuenta que las residencias no se hacen cargo de la pérdida de estas pertenencias, como figura en los contratos. Y no tiene en cuenta los regalos realizados por los familiares en cualquier fecha del año y que pasan a formar parte del inventario de enseres.
Los porcentajes de visitas realizadas son relativos dado que su registro lo realiza, en la mayoría de los casos, el personal de recepción saturado por sus múltiples tareas: recepción de llamadas, inventario de enseres, control de cámaras de seguridad, fotocopias, citaciones médicas, de peluquería y podología, anotación de las observaciones de los familiares, vigilancia y retención para evitar las múltiples fugas de residentes debido a la agravante escasez de personal. Este conjunto de tareas hacen poco viable el registro riguroso de las visitas de familiares.
Más allá de la rigurosidad del artículo, la Agrupación de familiares Unión Residencias Leganés manifestamos que:

  • Este artículo culpabiliza a las familias, cuando es en realidad un maltrato institucional normalizado al que están sometidos diariamente residentes, trabajadores y familiares. Esto es un indicador de una sociedad enferma, vacía de humanidad y basada en la rentabilidad económica, que no se cuestiona de fondo el sentido de la vejez y los cuidados que precisa.
  • “Cuanto más tiempo libre tienen las familias más solos están sus mayores”. Ésta afirmación superficial muestra la ausencia de un análisis riguroso, es imposible que sepan el tiempo libre con el que cuenta cada familiar, sin entrar en las dificultades que pueden tener los ciudadanos del sur, apaleados por el desempleo, los desahucios y las situaciones de violencia económica, generada por un sistema ambicioso y vacío de generosidad.
  • No tiene en cuenta la cantidad de familiares comprometidos en mejorar la situación de los mayores y dignificar el trabajo de quienes les cuidan en las residencias. Tampoco indica la cantidad de personal lesionado por el volumen de trabajo al que está expuesto y por supuesto elude la cruda realidad que viven nuestros mayores en las residencias debido a la escasez de personal. Esto está recogido en los libros de reclamaciones de las residencias y en las reclamaciones entregadas a la Secretaría General del Mayor de la CM, en las que denunciamos:
    las continuas infecciones de orina, la deshidratación y desnutrición, las escaras en ocasiones del tamaño de un puño por falta de una alimentación equilibrada y por falta de movimiento de las sillas donde pasan sentados gran parte del día. Dermatitis constantes por falta de secado de la piel e hidratación. Conjuntivitis oculares por falta de higiene de manos. Infecciones bucales por higiene deficitaria. Atrofia verbal por falta de comunicación con ellos. Fugas de algunos residentes por falta de atención. Pérdida de masa muscular por inmovilidad. Caídas y roturas de huesos por falta de una implementación real del plan de autonomía personalizada.
    Este listado de malos tratos normalizados y consentidos institucionalmente, debido a una alarmante escasez de personal en las residencias de mayores, ha de ser el estandarte de cualquier artículo que se llene la boca en defensa hacia los mayores. Cuando las organizaciones sociales y medios de comunicación no señalan la codicia de los empresarios y fondos de nversión, como principales responsables del rentable negocio de las residencias y tapan los problemas de fondo, automáticamente se convierten en cómplices de la usurera banca y de los descarnados empresarios que se lucran a costa del dolor y el sufrimiento de mayores, trabajadores y familiares. Importándoles solo el rendimiento económico, perdiendo toda redibilidad. Vaciándose de humanidad hasta quedar secos y ser barridos como hojas arrastradas al abismo, por el viento que empuja la Historia. Esperamos sepan hacerse eco de la ituación lamentable que atraviesan nuestros mayores y denuncien los principales agentes de este conflicto.

Agrupación de familiares Unión Residencias Leganés – URL
unionresidenciasleganes@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *